Adicción al Móvil

Estamos en la era de la tecnología. Cada vez hay más avances tecnológicos, lo que aparte de mejorar nuestra calidad de vida, lamentablemente nos hace más dependientes. Y es que desde hace algunos años vemos personas que son más dependientes de sus móviles, hasta el punto de llegar a una adicción. Pero, ¿qué es la adicción al móvil? ¿Cuáles son sus síntomas? En este artículo te lo mostraremos.

Debemos tener claro que tener un teléfono móvil no es malo. Es algo que podríamos catalogar de necesario para muchas tareas cotidianas. Nos permite comunicarnos con nuestros amigos y familiares, resolver en caso de alguna emergencia, distraernos y divertirnos; además de mantener recuerdos de eventos y ocasiones importantes.

Pero, como para todo, existe un límite, que al cruzarlo podemos presentar algunos de estos síntomas de adicción al móvil.

Síntomas de Adicción al Móvil

  • En caso de olvidar el móvil en casa, tenerlo descargado o sin cobertura, se presentan síntomas de ansiedad, taquicardia, nerviosismo e irritabilidad.
  • Así no tengamos notificaciones nuevas, estamos cada 3 segundos consultando el móvil de manera compulsiva.
  • Nuestros familiares y amigos notan y nos dan señales de que estamos obsesionados con el móvil.
  • Dejamos de lado actividades necesarias como trabajar, estudiar o labores hogareñas por estar todo el día pendientes del celular. O se nos dificulta la concentración al hacer estas tareas.
  • Cuando estamos hablando físicamente con una persona, no le prestamos atención por ver las notificaciones de nuestro móvil. O hasta lo utilizamos durante reuniones sociales o familiares.
  • Lo primero y principal al despertarnos y acostarnos es consultar nuestro teléfono. Hasta se pierden horas de sueño.
  • Se experimenta la necesidad de usar cada vez más el móvil. Y verlo como una salida cuando estamos ansiosos o deprimidos.
  • Riesgo de la pérdida de un trabajo o una relación por estar constantemente pendiente del móvil.
  • Otro síntoma en sentir la vibración o el sonido del móvil cuando realmente no es así.

Adicción al Teléfono Móvil y sus Consecuencias

Algunos expertos no están de acuerdo en clasificar la adicción al móvil como un trastorno psicológico. Sin embargo, muchas de las personas que padecen esto sufren numerosas consecuencias negativas debido a esto. Algunas de estas consecuencias de la adicción al móvil son:

  • Pérdida de la concentración en tareas habituales, estudios o trabajo.
  • Cambios químicos en el cerebro similares a los de otro tipo de adicciones.
  • Se es más propenso a trastornos y alteraciones del sueño, debido a la exposición a la luz del móvil.
  • Depresión y ansiedad. Esto debido a que se está más pendiente a la respuesta de nuestras conversaciones; y en algunas ocasiones al no obtener respuesta, produce ansiedad y dolor.
  • Altos niveles de estrés debido a la impulsividad de estar monitoreando a cada momento el teléfono. Esta clase de tecnología está diseñada para que nos sea difícil desconectarnos de ese mundo; por lo que eso estresa aún más.
  • Aumentan los niveles de agresividad. La persona se vuelve más agresiva si se produce una abstinencia repentina.
  • Al intentar reducir el uso de este aparato se puede experimentar síntomas de abstinencia como de cualquier otra adicción; tales como: inquietud, problemas para dormir, dificultad para concentrarse, etc.
  • La adicción al móvil conduce al aislamiento social. Ya que se produce una desconexión del mundo real, y menos interés en este.
  • Exposición a situaciones de peligro al ir manejando o caminando.
  • Se producen daños a la salud física tales como tensión muscular y visión borrosa.

Adicción al Móvil en Niños

La adicción al móvil en los niños es muy común. El móvil le provee al niño un sinfín de juegos sin tener que esforzarse físicamente. Los colores, la calidad de las imágenes y juegos, y los sonidos atraen mucho. Como ya hemos dicho, un teléfono no es malo, es perjudicial cuando se sobrepasan los límites. Y es muy común que muchos padres dejen a sus hijos con el móvil todo el día porque están muy ocupados. Pero esto es un error.

Para tratar con un niño adicto al móvil hay que hacer un plan familiar; debes estipular horarios en los que lo utilizará, y respetarlos, no aceptes berrinches. Haz que pasen ratos libres con otros niños o contigo, sal a pasear, llévalos a comer un helado; que tengan contacto con el mundo exterior. Y ten cuidado con lo que ven o juegan en el móvil. Así evitarás que tu niño se haga adicto al móvil.

Adicción al Móvil en Adolescentes

Este caso es todavía más común que el anterior. Cada vez vemos a más adolescentes con sus cabezas bajas fijadas en sus móviles. Llorando o molestos porque se les acabó la batería; o porque tienen que hacer labores o tareas en lugar de estar metidos en el móvil.

Si queremos detectar estas conductas, debemos preguntarnos si el estado de ánimo del adolescente ha cambiado conforme usa el móvil; tal vez está más irritable o ansioso. O muestra enfado cuando no puede estar sin su teléfono. O si deja de hacer quehaceres en el hogar o tareas por estar pendiente del celular. Hacernos estas preguntas nos ayudará a detectar esta adicción y poder corregirla.

También establece horarios que dejen tiempo para otras tareas, que haya un equilibrio. Puedes pedirles que no lo utilicen en reuniones familiares, respetando así la presencia de los demás. Y anímalos a ver el móvil como un entretenimiento que, como jóvenes que irán creciendo, deben saber controlar.

Adicción al Móvil en Adultos

Los adultos tampoco están exentos de este mal; muchos lidian con este tipo de problema, algunos hasta trabajan desde sus móviles. Tienen toda su vida en estos pequeños aparatos. Pero lo mismo que aplica en niños y jóvenes debemos aplicarlo en adultos. Los padres deben ser un buen ejemplo para sus hijos sobre cómo usar adecuadamente el móvil.

Deben exigirse y ponerse límites y poder controlar a la tecnología, no que esta los controle a ellos.

Deja un comentario