Ejemplos de competencia monopolística

La competencia monopolística existe donde hay un gran número de vendedores, y cada uno cuenta con una cuota del mercado, ya que no existe una interdependencia entre los competidores; por lo que cada empresa puede ofrecer sus productos y servicios sin tener en cuenta la reacción de la competencia.

¿A qué llamamos competencia monopolística?

Este término hace referencia a la competencia que surge entre varias empresas que venden productos parecidos, con características similares; pero se diferencian por la calidad del producto, el precio, entre otros factores. Cada empresa tiene características de monopolio, y así se comportan en el mercado; por ejemplo, pueden hacer uso de su poder para posicionarse en el mercado y generar mayores ganancias.

Gracias a la competencia monopolística, existe gran variedad en el suministro de bienes y servicios. Cuando surge la competencia monopolística, algunos competidores fabricantes de productos o servicios, toman como referencia el precio de otros fabricantes, sin importar el impacto de estos precios en el mercado y ante la competencia; es decir, cada productor puede ofrecer un precio de acuerdo a su propia capacidad, y no según el comportamiento del mercado.

Sin embargo, el factor principal que distingue la competencia monopolística es la calidad en los productos y servicios ofrecidos; es por ello que influye la ubicación física, en relación a la ventaja que pueda tener un sitio ante otro. También se toma en cuenta la publicidad; esto es vital, ya que la publicidad puede generar un impacto positivo, según como esté diseñada. Otro aspecto es el empaque y presentación, esto en el caso de que se refiera a productos

Algunos ejemplos de competencia monopolística

Entre los ejemplos de competencia monopolística más comunes, están:

Restaurantes

Este es un ejemplo muy común de competencia monopolística; cada restaurant sirve platillos o menús que son diferentes y también tienen precios diferentes. Este ejemplo lo podemos visualizar más claramente con los restaurantes de comida rápida, todos coincidimos que este comportamiento es evidente en las cadenas de comida rápida; principalmente liderados por Mc`Donalds y Burger King.

Perfumes

Este es otro de los ejemplos más comunes de competencia monopolística, entre los que influye el factor determinante de la publicidad; y aunque existen marcadas diferencias en los precios, cada fabricante tiene su posición en el mercado.

Hoteles y Bares

En este campo se hacen marcadas diferencias entre los precios de hoteles de acuerdo a la cantidad de estrellas, la ubicación, el servicio que ofrece, el tipo de hotel (es decir, si es más para estadías cortas, o si ofrece otros atractivos), entre otros aspectos. Al igual que los bares, pueden ser de diferentes categorías y con un público objetivo diferente, pero generan grandes ganancias. Vemos como existe una amplia variedad en las opciones disponibles y nunca encontraremos uno igual a otro.

Peluquerías y Salones de Belleza

La estética cuenta con gran competencia en salones dedicados a la belleza; la calidad, la atención al cliente, los servicios que ofrecen, la reputación de sus estilistas, la fama del salón, entre muchos otros factores influyen en la fijación de precios; y sean cuales sean los precios, siempre habrá competencia en el mercado, ante las diferentes opciones disponibles.

Mercado de Ropa para Niños

Cada tienda ofrece diferentes diseños, precios, telas; y cada marca que se ha posicionado, tienen una influencia en el mercado, sin necesidad de dominar una ante otra.

El comercio minorista en general es una evidencia clara de la competencia monopolística.

Atomización en competencia monopolística

En la competencia monopolística existe una gran variedad de compradores y vendedores; sin embargo, no existe uno que ejerza una posición predominante ante los otros; por lo que no pueden influir en el mercado para generar cierto equilibrio. Esto se conoce como la atomización o fragmentación en la competencia monopolística.

Deja un comentario