Sarpullido por Estrés

La piel es la parte más grande de nuestro cuerpo, cuya finalidad es  servir de  escudo ante los diferentes agentes que se encuentran en el entorno; y tiene mecanismos de defensa que se activan para protegerla cuando hay  un  desbalance; consecuentemente, puede provocar reacciones alérgicas que no suelen ser graves. Siendo el sarpullido una de esas reacciones; y se manifiesta por una erupción temporal con pequeños granos o manchitas en la  piel.

En este sentido, el sarpullido no es un síntoma alarmante; más aún, si se desvanece al cabo de poco tiempo. Estas erupciones de la piel, cuando son originadas por estrés, se manifiestan en distintas partes del cuerpo  y son de variada  intensidad. Cabe destacar que si soportamos estrés durante un largo tiempo, es más factible que nuestra piel proteste, ocasionando tanto sarpullido, como prurito o picazón.

Como es bien sabido, el estrés puede exteriorizarse  de muchas maneras; siendo la piel una de las áreas donde se refleja; cuando esto sucede, esta se vuelve  más sensible y con mayor reacción. Las  erupciones  por estrés generalmente afectan más la zona de la cara, el cuello y pecho.

Al reducir el nivel de estrés, también  disminuye  significativamente  la liberación de hormonas; estas son responsables de ocasionar la inflamación también y ciertas  sustancias químicas (como los neuropéptidos), que son las encargadas de trabajar en situaciones  de tensión, contribuyendo  al mejor aspecto de la piel.

Sarpullido por estrés  y ansiedad

Cuando las erupciones  son motivadas por estrés y ansiedad, no es debido a  un agente externo que la propicia; son, al contrario, la tensión, la angustia y el nerviosismo de la persona los que impulsan esta respuesta del sistema inmunológico; terminando por  ocasionar inevitablemente el sarpullido de la piel, que solo surgirá en esos  momentos.

Estas reacciones en la piel  tienen aspecto de picadas de insectos  y  producen picazón; la cual  se intensifica en situaciones de gran  tensión y estrés,  volviéndose  casi inaguantable; comúnmente este tipo de erupciones se presentan a nivel de las manos, los codos, cuello o piernas.

Las personas que sufren de este sarpullido están bajo  un  constante  estrés y tensión; bien sea en el ámbito familiar, personal o profesional; y adicionalmente  pueden padecer  otras situaciones relacionadas al manejo de la tensión; como  es el caso de problemas de sueño, ansiedad,  o contracturas musculares producto del mismo estrés.

Es de relevancia recordar el no rascarte de forma desesperada; aunque la picazón sea intensa, no te rasques, para así impedir que la piel se infecte; y también debes tratar de realizar ejercicios de relajación (como yoga, por ejemplo) que te beneficien en cuanto al manejo del  estrés; así evitarás que aparezcan los molestos episodios en  tu piel de sarpullido por estrés.

Sarpullido en el cuello por estrés

El sarpullido en la zona del cuello se manifiesta por marcas rojas; también granos y malestar en general que nos causa  mucha picazón  y dolor; esto sucede porque  esta área es sensible y se irrita con facilidad; en muchas ocasiones estas reacciones en el cuello son debidas a alergias por el uso de algún perfume, cosmético,  un accesorio usado en la zona, jabones e incluso medicamentos; o en este caso, por el tan famoso y dañino estrés.

Este tipo de sarpullido también se produce por el  sudor  excesivo en  los días calurosos. Y además   es muy común en niños y bebés cuando los abrigamos demasiado; en  los casos de psoriasis, puede ocasionar síntomas directos en el cuello; donde va a originar  la erupción cutánea  acompañada de  irritación,  descamación,  picazón  y dolor de la piel.

En la mayoría de los casos, cuando  las ronchas son solo por estrés momentáneo, sin estar asociada a una condición medica, las mismas desaparecen por sí solas, sin necesidad de tratamiento. Sin embargo, una opción para aliviar el sarpullido en el cuello, es con el empleo de cremas antialérgicas o lociones naturales que refresquen esa área. Así como también, la aplicación de  compresas frías en la superficie afectada.

sarpullido en el cuello

Sarpullido en la cara por  estrés

Usualmente, las erupciones cutáneas por estrés surgen en forma de sarpullidos  o  dermatitis; aunque  las  mismas  pueden   presentarse  en cualquier  área de nuestro cuerpo, siempre hay zonas más susceptibles   que se ven afectadas;  como ocurre con la cara o rostro;  el sarpullido habitualmente brota en la nariz , en la frente y en las mejillas; pero puede llegar  a cubrir otras zonas del rostro.

En otro orden de ideas, estas reacciones en la piel del rostro pueden demorar  desde  semanas a meses en desvanecerse; y pueden volver a repetirse  en algún momento; por ello es conveniente mantener un cuidado especial de la piel del rostro; para que no tengamos consecuencias desagradables debido a  sarpullidos en esta zona.

La rosácea es otra condición  común de la piel, que puede afectar el área de la cara; según sea el tipo, puede causar granitos pequeños y rojos que afloran en grupos; y la piel se aprecia engrosada  en esta área. Este estado no tiene cura, no obstante,  el tratamiento está  dirigido  a  calmar los síntomas.

sarpullido en la cara

Sarpullido en los brazos por el estrés

En relación a los sarpullidos que afectan la zona de los brazos, también existen diversos tipos; teniendo cada uno su método de tratamiento  específico. En ocasiones, las células que están en el sistema inmunitario de nuestra  piel, se  activan inmediatamente  al contacto directo con el agente agresor; mientras que en otros casos, los sarpullidos de los brazos  son a causa de alguna enfermedad o infección  en el organismo.

Las  erupciones  cutáneas son rojas, dolorosas y se irritan; llegando al punto en ciertos casos  a producir  ampollas  en los brazos. Si bien  es sabido que la mayor parte  de los  sarpullidos  por estrés suelen  disiparse rápidamente, puede pasar que   se extienda por más  tiempo y tenga  que  ser atendida durante largos períodos.

En los sarpullidos  causados por eczema, las  erupciones  en los brazos  son  secas, de color rojo  y  producen  picazón; estos síntomas al paso del tiempo van mejorando; pero deja muy débil toda la zona de los brazos que está  lesionada . Por esta razón, las personas con dermatitis atópica deben mantener su piel siempre bien hidratada.

Deja un comentario